El libro como objeto. Poesía y pintura se sincronizan en un viaje simultáneo para crear una obra fantástica: La prosa del Transiberiano. Se trata de un poema de Blaise Cendrars que describe la travesía entre Moscú y Mongolia en el tren transiberiano durante la guerra ruso-japonesa, en el año 1905. Pero lo que tiene de especial es su formato desplegable, cuatro hojas pegadas (tiene un total de 2 metros de largo) y plegadas en forma de acordeón, el empleo de distintos tipografías y cuerpos de letras diferentes, y sobre todo los guaches de Sonia Delaunay, que no se limitan a ilustrar el texto, son parte de de un todo. Publicada en 1913 por la editorial Éditions des Hommes Nouveaux, se imprimieron 60 ejemplares. Una joya.

El libro como objeto. Poesía y pintura se sincronizan en un viaje simultáneo para crear una obra fantástica: La prosa del Transiberiano. Se trata de un poema de Blaise Cendrars que describe la travesía entre Moscú y Mongolia en el tren transiberiano durante la guerra ruso-japonesa, en el año 1905. Pero lo que tiene de especial es su formato desplegable, cuatro hojas pegadas (tiene un total de 2 metros de largo) y plegadas en forma de acordeón, el empleo de distintos tipografías y cuerpos de letras diferentes, y sobre todo los guaches de Sonia Delaunay, que no se limitan a ilustrar el texto, son parte de de un todo. Publicada en 1913 por la editorial Éditions des Hommes Nouveaux, se imprimieron 60 ejemplares. Una joya.

  1. takusi ha reblogueado esto desde marianoherranz
  2. zarasatine ha reblogueado esto desde marianoherranz
  3. thetowerofsleep ha reblogueado esto desde marianoherranz
  4. marianoherranz ha publicado esto